26 de septiembre de 2013

J. Carrasco: Intemperie

Jesús Carrasco: Intemperie.
Seix Barral.

Basta el título para llenarse de desasosiego. Intemperies hay muchas: la pobreza, el frío, el desamor. Los protagonistas de esta obra son un niño y un cabrero. El niño huye de «la flor negra de la familia». El cabrero simplemente estaba allí, durmiendo sus huesos al raso. Juntos libran una batalla mucho más allá de lo que sus fuerzas parecen dar de sí.

El secarral y sus inclemencias enmarcan esta historia, donde la naturaleza hace de andamiaje vital. Comer de lo que hay, no de lo que uno quiere. Leche de cabra, tiras de carne seca. Agua, poca. Sombra, insuficiente. Tabaco y escasas palabras. Un perro, un burro, unas cabras. Un morral. Unas cuerdas.

Se compara a Carrasco con otros escritores. Es un autor nuevo, su primera obra ha tenido éxito, es preciso buscarle una definición (exterior). Encuentro en el tullido ecos de El lazarillo de Tormes; paralelismos con las selvas opresoras de Ben Okri; los horrores infantiles de la primera novela de Hosseini; resonancias de la película Japón; desolaciones similares a las de La lluvia amarilla.

Sin embargo, no hace falta medirlo con nadie. Carrasco construye una historia grave y profunda —suya— y logra la máxima expresividad con las palabras justas. Creo que lo decía Montaigne: lo valioso se rumia en silencio.

* Para Ángel Rincón, cabrero y domador de caballos.

1 comentario:

Marian dijo...

Maravillosa MCL...Un beso. De vuelta por tu blog.